Tierras & Mar, de Denis Siniauski, pintor bielorruso en Canarias

Celestino Celso Hernández
Director del MACEW

La percepción de los múltiples matices que ofrece la incidencia de la luz sobre el paisaje, seaéste de la naturaleza o urbano, sobre las personas, sobre los objetos, resulta materia de especial atención para los artistas, que muestren interés, precisamente por estas características, en el resultado de sus obras. Ya lo vio, lo entendió y lo dejó pintado así, desde planteamientos postimpresionistas, Claude Monet, quien llevó a cabo una amplia serie de pinturas dedicadas a la ‘Catedral de Rouen’, registrada frente a su fachada, desde distintos lugares y a distintas horas del día. Realizadas entre los años 1892 y 1894, esas piezas fueron expuestas en 1895 como ‘Obras recientes’, siendo muy bien acogidas por la crítica, como mostró G. Clemenceau, con el rotundo título de ‘Revolución de las Catedrales’. Situaciones similares podríamos señalar en otros destacados artistas, incluso anteriores a Monet, como J.M.W. Turner, quien trabajó múltiples aspectos y versiones con el mar como protagonista. Según parece, en los últimos momentos de su vida confesó que “el sol es Dios”, muestra de su especial interés y obsesión por el estudio de las impresiones de la luz, situando a Turner, junto con Monet, como los dos grandes pintores de la luz. De similar modo, con posterioridad a estos artistas, otros nuevos dieron continuidad a este reto de la luz en la obra de arte, con resultados diversos y novedosos. Lo podemos encontrar en uno de los fundadores de la Escuela de Nueva York, Mark Rothko, esta vez desde planteamientos del expresionismo abstracto, a fines de los cuarenta e inicios de los cincuenta, y en donde la luz surge desde el interior de la obra y no fruto de una fuente exterior a la misma.

Este preámbulo, que hemos decidido incorporar en el presente texto, lo ofrecemos como antesala a la presentación de un nuevo artista, en el escenario del arte de Canarias, DENIS SINIAUSKI, que se incorpora a nuestro contexto artístico, a partir de 2015, desde tierras del este europeo, en donde nació, en la capital de la república socialista soviética de Bielorrusia, Minsk, el año 1975. Denis se interesó y se formó en el arte, la arquitectura y el diseño, desde temprana edad, en su tierra natal. Junto con el interés por el arte, nuestro artista lo vincula también a su interés por el mar, y en este nuevo ámbito lleva a cabo también una amplia formación, en buceo y como capitán de velero, licenciándose en Bielorrusia y ampliando estudios en la Escuela RYA de Gran Bretaña. A partir del año 2010 protagoniza viajes de estudio por el Mar Negro, el Mediterráneo y el Atlántico. Y fruto de esa actividad y profesión, que Denis lleva paralela a su vocación artística, llega a Canarias con cuatro décadas de vida, en el año 2015.

Conocimos a Denis en el primer trimestre del año 2018, con ocasión de la apertura de su exposición ‘DEPTH’, sobre la profundidad del azul del mar, en el Casino de Santa Cruz de Tenerife, el día uno de marzo. El propio pintor expresó el sentido y planteamiento, que había llevado a cabo en las pinturas expuestas: “El concepto de profundidad es sinónimo de mi pensamiento. La simpleza aparente, la sencillez de un comienzo contiene una gran profundidad. Tiene que ver con un concepto, a su vez, minimalista. Y, por supuesto, con el propio mar, todo aquello que alberga desde su superficie hasta su misteriosa profundidad. La superficie del océano puede ser muy diferente. En definitiva, esta serie refleja la belleza de la profundidad.” (1) Noemí Feo Rodríguez, una de las profesionales del arte de nuestras islas, que se ha ocupado de un acercamiento a la obra de Denis, se refiere también a una percepción minimalista, a una lectura matérica y una influencia territorial en Denis Siniauski: “se encuentra situado en el marco de la composición pura y fluida, que refleja una percepción minimalista del arte y una mirada paisajística sobre el Occidente. Siniauski retoma la abstracción y el informalismo, en una la lectura pictórica y matérica. La influencia de lo territorial, el uso la pincelada y los recursos naturales, dibujan su discurso geográfico en la isla, el mar y lo volcánico.“(2)

Antes de finalizar ese mismo año 2018, el 14 de diciembre, tuvimos oportunidad de trabajar, conjuntamente, en una muestra individual, que presentó en la Sala Eduardo Westerdahl del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, con el título de ‘La luz del mar’. A petición del artista, elaboramos un breve texto, en el que dimos la bienvenida a Denis, en este destacado espacio expositivo de Puerto de la Cruz. Hablamos, al respecto, de la amplia dedicación a la temática del mar, las marinas, en la tradición de la pintura de Canarias, sobre todo por parte de artistas, que se han movido en unos planteamientos más sujetos a los cánones de las enseñanzas artísticas. Mas, no es ese el caso de Denis, que si bien trabaja, en efecto, sobre el mar, sobre la luz del mar en esta ocasión, lo hace sin sujeciones previas a aprendizajes académicos, a escuelas oficiales de arte. Bien al contrario, desde unas posiciones autodidactas, fruto de su propia formación y desarrollo profesional, no sujeto mayoritariamente a la práctica artística, se atreve a plasmar, y mostrarnos, las sensaciones que fluyen libremente, desde los elementos y los lugares, que le inspiran, hasta que quedan reflejadas sobre las superficies de las pinturas que realiza. (3) Fernando Castro Borrego, otro de los críticos de arte de las islas, que ha indagado en la propuesta plástica de Denis, llega incluso a situar su obra en una tendencia artística concreta, cuando asegura que “el informalismo francés se manifiesta en Denis Siniauski”, y añade que en su obra “la aportación procede, a mi juicio, de un ámbito distinto al de la estética. Es cierto que plantea una reivindicación de la mancha como elemento central del lenguaje de la pintura; pero también aborda una concepción de la naturaleza que se basa en la idea del fragmento. Y esto nos lleva precisamente al mundo de la física fractal: (…) la física fractal nos enseña que en la imagen de una pequeña ola que muere en la orilla se sintetiza todo el oleaje del océano. (impresionismo). Siendo el color cifra y fragmento del todo, la tarea del pintor ya no es la representación de las apariencias.” (4)

Con la muestra individual, en el Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias, Denis continuaba ampliando su presencia en la isla y dando a conocer un trabajo pictórico, que aporta, de una parte, un carácter experimental, centrado en los materiales y recursos técnicos, que utiliza para lograr sus composiciones. De otra parte, aportando a nuestro panorama artístico una nueva visión, una mirada venida de tierras lejanas, que puede ofrecernos unas impresiones y sensaciones peculiares, distintas, sobre temas, que han sido de largo e intenso interés de nuestros propios artistas, los paisajes del mar, las marinas, los horizontes, las atmósferas de nuestros cielos. Si atendemos a las propias declaraciones del artista,él mismo nos clarifica distintas cuestiones, tanto sobre su obra, como su presencia en nuestra isla, y varios aspectos y elementos, que habían llamado su atención y que, de un modo u otro, tienen incidencia en su pintura. Denis nos asegura que, tras su llegada a nuestro país, experimenta con nuevas técnicas, como el uso del agua marina, tierras naturales y arena volcánica, “Me ha interesado la relación entre el mar, la tierra y lo volcánico. Por ello utilizo lo matérico en mi obra. Añado tierra, pero no solamente de las islas sino de aquellos lugares en los que he estado. Mi obra ofrece una visión que no busca comparación entre los artistas que, en el caso de Canarias, hayan estudiado lo matérico, el mar, lo volcánico, etc.

No obstante, son muchas mis referencias, las obras de César Manrique, pero también de Antoni Tàpies.” (5)

Denis Siniauski nos presente ahora una propuesta, a la que ha decidido poner por título ‘TIERRAS& MAR’, dividiéndola a su vez en tres partes: Tierras, Mar, y Tierras y Mar. La serie incluye obras de grandes formatos, medianos y pequeños, desde 270x80 cm a 40x40 cm, mayoritariamente realizadas con pintura acrílica, conjugándola con otros materiales, como arena volcánica, coral, de modo que estaríamos realmente ante unas pinturas en técnica mixta. Como soporte se vale, unas veces directamente sobre el lienzo, y otras volcando el lienzo sobre soportes más rígidos, como tableros duros. Son obras llevadas a cabo en los años 2017 y 2018, básicamente, portando títulos como ‘One’, ‘Profundidad’, ‘Entrada’, ‘Color transparente’, ‘Sueño azul’, ‘Reflejo de una montaña negra’, y ‘Líneas’, en clara referencia al mundo del mar, al que tan unido se siente Denis, subyugado por las formas y los colores de nuestro océano, como contraste con las quietas aguas, de colores oscuros, en los muchos lagos, hasta once mil, de su Bielorrusia natal.  El artista también se ha manifestado sobre estas cuestiones: “Me enamoré del océano. No puedo pasar un día sin profundizar en él.

En el caso de Islas, he utilizado el formato vertical. He querido enfatizar la raíz de la isla dentro del mar, y en el caso de Reflejos, hay, quizás, una mayor figuración, haciendo un guiño a los noráis y su reflejo en el mar.”

 

(1) Entrevista a Denis Siniauski, por Noemí María Feo Rodríguez, ‘La mirada bielorrusa de Siniauski. Tierra, isla y mar’, en Turismo y cultura de Canarias.es, Santa Cruz de Tenerife 2018

(2) NoemíFeo Rodríguez, en Camino hacia Oriente, Organismo Autónomo de Cultura, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, 6 de julio de 2018

(3) Celestino Celso Hernández, Exposición de pinturas de DENIS SIANUSKI, La luz del mar, en la Sala de exposiciones Eduardo Westerdahl, del Instituto de Estudios Hispánicos de Canarias IEHC, en Puerto de la Cruz, 14 diciembre 2018

(4) Fernando Castro Borrego, Lo universal y lo nacional. Una exposición de artistas de la antigua Unión Soviética, en Camino hacia Oriente, Organismo Autónomo de Cultura, Ayuntamiento de Santa Cruz de Tenerife, 6 de julio de 2018.

(5) Op. Cit., Entrevista a Denis Siniauski, por Noemí María Feo Rodríguez, ‘La mirada bielorrusa de Siniauski. Tierra, isla y mar, …’